Cómo se lava el chinchorro de moriche

,

¿Cómo se lava el chinchorro de moriche? Si eres propietario de una hamaca de moriche, sabrás que es de gran importancia mantenerla limpia y en su mejor estado para garantizar su durabilidad y confort. La limpieza regular de tu hamaca no solo te asegura un descanso apropiado, sino que también prolonga su vida útil. En este artículo, te ofrecemos toda la información que necesitas para cuidar adecuadamente tu chinchorro de moriche.

¿Qué es el moriche?

El moriche es una palmera común en las selvas tropicales de Sudamérica y América Central. El árbol es famoso por sus muchas aplicaciones, pero más comúnmente se utiliza para hacer hamacas, bolsas tejidas y otros accesorios similares.

Cómo lavar el chinchorro de moriche

Los pasos para lavar tu chinchorro de moriche son:

Paso 1: Retirar la suciedad superficial con un cepillo suave.

Utiliza un cepillo suave (preferiblemente una escobilla) para retirar la suciedad superficial de tu hamaca, como la arena y el polvo. No uses agua todavía, ya que la humedad puede fomentar el crecimiento de moho.

Paso 2: Sumergir el chinchorro en agua.

Llena un cubo grande con agua tibia y sumerge la hamaca de moriche en él. Asegúrate de que todo el chinchorro esté sumergido. Déjalo en remojo durante 10-20 minutos.

Paso 3: Agregar jabón suave al agua.

Agrega jabón suave al agua y luego agita ligeramente la hamaca para distribuir el jabón uniformemente por toda la superficie de la hamaca.

Paso 4: Enjuaga la hamaca

Después de dejarlo en remojo en agua jabonosa, enjuaga la hamaca de moriche con agua fresca. Una manera sencilla de hacer esto es colocar la hamaca bajo la ducha o usar una manguera con agua fresca. Enjuaga todo el jabón y asegúrate de que no queden residuos.

Paso 5: Exprime con el cuidado la hamaca para liberar la mayor cantidad de agua posible.

Una vez que hayas enjuagado todo el jabón, es importante exprimir la hamaca para que quede lo más seca posible antes de colgarla a secar.

Paso 6: Cuelga la hamaca en un lugar ventilado para que se seque.

El último paso es colgar tu hamaca de moriche en un lugar bien ventilado para que se seque. Es mejor evitar la exposición directa al sol, ya que puede dañar el tejido.

Conclusión

Llevar a cabo una rutina de limpieza regular mantendrá a tu chinchorro de moriche en su mejor condición. También es importante evitar exposiciones innecesarias a la humedad y el sol, ya que pueden debilitar el tejido con el tiempo. Con estos consejos, podrás disfrutar de tu hamaca de moriche durante mucho tiempo. ¡A disfrutar de la siesta!