Razones para cambiar tu tienda de campaña por una hamaca

Razones para cambiar tu tienda de campaña por una hamaca

Hoy voy a explicarte porqué deberías dejar tu tienda de campaña en casa, y meter una hamaca en tu mochila.

Disfruta en tus viajes del auténtico aire libre con una hamaca
¿Te atraves a cambiar tu tienda de campaña por una hamaca?

Crecí pateando con mi mochila y acampando en una tienda de campaña. Y casi seguro que la gran mayoría de los que están leyendo esto ahora mismo han acampado miles de veces en una tienda de campaña. Una tienda de campaña es el símbolo universal de las acampadas.

Entonces un día descubrí la hamaca y mi vida cambió.

Lo importante para que un mochilero deje la tienda de campaña atrás y decida comprar una hamaca colgante, es entender que no se trata sobre sacrificar la comodidad por el minimalismo. De hecho, es lo contrario.

Acampar con una hamaca es más cómodo, más agradable e incluso más fácil de montar y desmontar.

Pero, convencerse a sí mismo para salir con la mochila sin la única cosa que siempre ha ido junto con tu mochila no es tarea fácil. Para conseguirlo, necesitarás entender porqué deberías cambiar tu tienda de campaña por una hamaca, y por eso estoy escribiendo este post.

Dormirás mucho mejor

Sería fácil ponerse a escribir una cantidad enorme de detalles, pero para eso ya tenemos el siguiente artículo donde explicamos los beneficios de la hamaca.

El tema es que una vez que sepas cómo instalar la hamaca y dormir en ella correctamente, vas a dormir mucho mejor que en una colchoneta o colchón hinchable en una tienda de campaña.

Te dormirás cómodamente con una sonrisa en la cara y te despertarás feliz y descansado.

La mayoría de las personas con las que hablo de este tema, asocian los viajes con su mochila con la sensación de llegar a casa feliz pero exhausto. Esa sensación familiar de «No puedo esperar a dormir en mi propia cama» es casi universal después de un viaje, pero no debería ser así.

Cuando incorporé la hamaca en mis viajes me di cuenta que de cada viaje llegaba a casa con la sensación que todos anhelamos: la sensación de haber recargado mis pilas.

Ahora, como le ocurre a muchos que han comenzado a utilizar hamacas colgantes en sus viajes, cuando llego a mi cama después de un fin de semana de ruta, me encuentro deseando realmente estar de nuevo en la hamaca.

Es increíble lo que supone cambiar una pieza de equipo, transformando completamente la experiencia del viaje.

El suelo es implacable

¿Cuántas veces te ha tocado pasar la noche dando vueltas y vueltas en una tienda de campaña debido a una roca o raíz de árbol que no sabías que estaba allí cuando montaste tu tienda?

Ya no dependerás de encontrar un pedazo de terreno donde colocar tu tienda de campaña. Monta tu hamaca, y disfruta.
Disfruta con tu hamaca en cualquier rincón

O tal vez encontraste un agradable lugar para acampar y no te diste cuenta de que en realidad tenía una ligera inclinación.

Con una hamaca nunca más te tendrás que preocupar de cómo es el suelo que habrá debajo de ti.

Puedes acampar en una colina. Puedes acampar sobre rocas, raíces, tocones e incluso sobre nieve y suelo húmedo y disfrutar del mismo confort cada noche, sin importar lo que haya debajo.

La gente siempre piensa que es más difícil encontrar un lugar para instalar una hamaca que una tienda de campaña.

La realidad es que NO.

Normalmente suelo tener mi hamaca montada mucho antes de que mis compañeros hayan encontrado una porción de tierra adecuada para colocar su tienda de campaña.

Con un buen kit para colgar hamacas no tienes que buscar dos árboles perfectamente espaciados. Solo hay que ajustar donde vas enganchar tu hamaca a las correas para acomodar para la distancia y saltar adentro para ponerse cómodo.

Respira profundo, estás al aire libre

Ésta es una de mis ventajas preferidas a estar en una hamaca, y a normalmente es lo más difícil de transmitir a aquellos que no lo han experimentado por si mismos.

Si eres un mochilero de tienda de campaña, seguro que te sentirás orgulloso cuando ves a alguien que utiliza una caravana. Muchos piensan, «¿No se supone que deberías estar aquí disfrutar del aire libre?» Los mochileros de verdad usan tiendas, no caravanas con cocinas, baños y camas, ¿verdad?

Pero, la primera noche que duermas y te despiertes en una hamaca te darás cuenta de algo instantáneamente: has estado metido en una «casa móvil» más ligera y pequeña cada vez que has acampado en una tienda de campaña.

En una tienda de campaña se pierde la sensación del aire libre, incluso aunque las ventanas abiertas. Se pierden las estrellas, no puedes levantarte para hacer nada y no puedes ver fácilmente lo que hay a tu alrededor.

Normalmente te duermes en una tienda fría y te despiertas en una tienda caliente y viciada. Y si tienes suerte, no te mojarás en ese charco que de alguna manera se acumula en alguna esquina a pesar de que se supone que tu tienda de campaña es impermeable.

Ya no necesitas un terreno llano para poder dormir. Cualquier colina puede ser perfecta para colgar tu hamaca
Disfruta de la naturaleza y el aire libre

Recuerdo que en mis días de mochilera con tienda de campaña pasaba por una rutina similar todos los veranos: Me despertaba por la mañana y enseguida tenía que levantarme y salir de la tienda lo más rápido posible, incluso aunque todavía estuviera cansada.

El sol rápidamente convertía mi tienda de campaña en una sauna y siempre acababa sentada en una silla de camping junto a la hoguera, esperando que los demás se despertaran y pasaran por el mismo proceso.

Al final acabábamos todos sentados y hablando de la roca o raíz que nos había mantenido despiertos durante la noche. O envidiando a la única persona en el grupo que había podido dormir bien y tenía la habilidad casi sobrehumana de dormir en cualquier lugar.

En cambio, cuando tienes una hamaca duermes respirando el aire fresco que fluye libremente a tu alrededor. Es casi imposible explicar la diferencia entre las dos situaciones, solo queda probarlo por ti mismo.

Cuando te despiertas en tu hamaca portátil para camping, sientes la brisa en tu cara en lugar del efecto sauna de la tienda de campaña, y cuando te das cuenta de que estás exactamente donde quieres estar.

Pasarás los primeros momentos del día escuchando y viendo cómo el viento hace bailar a las hojas de tu alrededor. Verás como las nubes fluyen, los pájaros saltan de árbol en árbol y tal vez hasta veas un hermoso amanecer sin hacer nada más que abrir un ojo.

Estarás cómodo, relajado y listo para empezar el día sin la necesidad de sentir que tienes que escapar de la tienda de campaña.

Las hamacas ahora tienen todas las características que una tienda

Olvídate de lo que creías que te podía faltar, porque tienes de todo: una mosquitera para la hamaca, una lona para cubrirla, etc.

Una hamaca tiene todo tipo de accesorios que harán tu descanso más cómodo que utilizando una tienda de campaña
Las hamacas también tienen todo lo que necesitas

Algunas personas se preguntan sobre la privacidad en el momento de cambiarse de ropa. Cuando instalas una lona alrededor de tu hamaca no sólo tienes privacidad, sino algo aún mejor: la capacidad de ponerte de pié fácilmente y cambiarte cómodamente sin tener que ser un jorobado.

¿te preocupa el frío cuando acampas?

Las hamacas ya no son sólo para la playa. Con una buena lona como esta, se puede fijar para reflejar el calor como ocurre con una tienda de campaña. Y si eso no es bastante hay un montón de opciones y de accesorios adicionales para el frío.

Al igual que pasa con la mayoría de equipos para actividades al aire libre, es una cuestión de lo dispuesto que estás a invertir en el equipo que necesitas para estar cómodo.

Con la hamaca, al igual que con la tienda de campaña, es fácil conseguir los elementos básicos necesarios por un módico precio. Pero siempre que quieras puedes invertir más, en un equipo más ligero, o accesorios para las 4 estaciones.

Hay un mundo creciente de accesorios para el universo hamaca que te ayudarán a acampar comfortablemente en cualquier ambiente.

Si hay bichos, una hamaca con mosquitera. Cuando no hay que preocuparse de la lluvia o del frío, puedes olvidarte la lona y dormir bajo las estrellas solo con tu hamaca o con la mosquitera para mantener los insectos a raya.

Igual que cambias el equipaje en tu mochila dependiendo de donde vayas y de cuál sea el tiempo, tienes que adaptar los accesorios de tu hamaca.

Es una hamaca

Sí, ya se que obvio, pero déjame explicarte lo que quiero decir:

Una tienda de campaña sólo sirve para un propósito mientras se acampa, y ese es dormir. Como mucho, puedes decir que también sirve para cambiarte de ropa o resguardarte de la lluvia.

La llevas contigo, escoges un lugar y la montas. Tienes algo que probablemente sólo usarás por la noche mientras duermes. Y es un propósito importante, pero ¿por qué quedarse ahí?

Una hamaca es tu tienda, pero es mucho más que un lugar para dormir.

Cuando cuentas con una hamaca, también tienes una cómoda silla de campo, un lugar para sentarse y preparar la comida si es necesario.

Puedes sentarte y contar chistes junto a la hoguera, o simplemente relajarte mientras lees un libro. Y no sólo eso, es una hamaca/silla que puedes llevar en tus caminatas sin tener que acampar y montarla donde y cuando te apetezca. Pero no te confundas con las sillas hamaca, que son un accesorio diferente, muy interesante, pero un concepto diferente.

Tienes un lugar donde acurrucarte por la noche con un [email protected] y contar estrellas, y también un columpio para que los niños jueguen. De hecho, si tienes hijos, una razón extra: Las hamacas son mucho más divertidas que las tiendas de campaña.

También puedes aprovechar las ventajas de la hamaca sin tener que dejar tu tienda de campaña en casa
Cualquier lugar es bueno para disfrutar de tu hamaca

Tener una hamaca es una manera segura de mantener a los niños entretenidos, bien dormidos y felices durante cualquier escapada.

Una hamaca tiene capacidades multi-uso increíbles en un viaje, por eso cuando se prueba la mayoría de gente acaba prefiriendo su cama colgante a una aparatosa tienda de campaña.

Tener una hamaca de camping no se significa que la tengas que tener guardada en el armario con el resto del equipo de acampada, es una hamaca después de todo.

Podrás montar tu hamaca entre dos coches la próxima vez que te toque comerte un atasco. La podrás colgar la próxima vez que salgas a disfrutar de una barbacoa. Te la llevarás de vacaciones. Incluso si decides comprar una estructura para hamacas, la podrás usar en el interior de tu casa en invierno.

¿Y tu tienda de campaña? Probablemente se quedará en tu armario y la próxima vez que la veas sonreirás y te preguntarás qué vas a hacer con ella.

Si no te he convencido, no te vayas sin leer esto

Lo mejor de una hamaca ligera es que es un aporte increíble a tu equipo de acampada, incluso aunque no duermas en ella. La mayoría de hamacas de viaje no llegan a pesar ni 500 gramos y se guardan en una bolsa más pequeña que un pomelo.

Esto te permite llevarla además de tu tienda, y disfrutar de todas las ventajas que la hamaca ofrece sin necesidad de dejar tienda en casa.

No hay nada mejor que tener una hamaca en tu campamento, aunque pienses pasar la noche en tu tienda de campaña.

Ya sea leyendo un libro, echando una siesta después de la caminata o simplemente descansando, cambiarás tu experiencia de acampar sin importar dónde decidas recostar la cabeza al final del día.

Mejor aún, pon tu esterilla y tu saco de dormir si hace frío en la hamaca y prueba a quedarte dormido. Si cambias de opinión en cualquier momento de la noche, puedes volver fácilmente a tu tienda de campaña.

Lo más importante, si intentas pasar la noche en la hamaca y tienes cualquier problema, no te des por vencido. He conocido a gente que se convierten «hammackers» instantáneamente, como me pasó a mi.

Una noche en la hamaca puede ser todo lo que necesitas para proclamar que es una de las mejores noches que has dormido y decidir dejar la tienda para siempre.

Pero también hay muchas personas que pasan por una curva de aprendizaje y un período de ajuste. Si has estado durmiendo en una cama o en el suelo toda tu vida, a menos que seas una estrella de rock, tu cuerpo y tu mente pueden tardar una o dos noches en acostumbrarse a ello.

Las hamacas no son todas iguales, así que para evitar una mala primera experiencia asegúrate de que estás utilizando una hamaca diseñada para dormir, y no una hamaca de baja calidad comprada en el bazar del barrio.

Espero que te haya gustado este artículo. Si quieres puedes ayudarnos valorando con las estrellitas que tenemos aquí debajo. ¡¡Gracias!!